martes, 7 de enero de 2014

¿Existe el hombre perfecto?

La respuesta claramente es NO. No hay nada totalmente perfecto en esta vida, pero son esas imperfecciones lo que caracteriza a cada cosa y a cada persona.

Que no exista nuestro hombre perfecto no significa que no vayamos a encontrar nuestra media naranja. Simplemente que nuestra pareja tendrá imperfecciones y que depende de cada uno aceptarlas o no.

Si creemos que no debemos o no somos capaces de tolerar las imperfecciones de la otra persona, no os preocupéis, es que esa persona no está hecha para vosotros.

Yo, por ejemplo, me considero bastante exigente a la hora de tener una relación, busco un hombre de en sueño, vivir una historia como la de las películas. Soy una persona que requiere mucha atención, pero quiero que la otra persona me la de sin pedírsela, porque el amor es dar sin que la otra persona te lo pida, es quedarse al lado cuando podrías irte, es elegirte a ti teniendo mil opciones más. El amor es ser libre al lado de la otra persona, ser capaz de caminar con los ojos cerrados junto a ella.

Yo quiero todo eso y más, pero tengo problemas y defectos, soy celosa, desconfiada y desde hace unos meses me enfado con bastante facilidad. La mayoría de las veces le echo la culpa de mi comportamiento a otras personas, yo antes era confiada, cariñosa, no era celosa. Pero después de sufrir unos cuantos traspiés he acabado convirtiéndome así y sé que la culpa la tengo yo por haberme dejado cambiar, sé que tengo que ser fuerte y si quiero mantener una relación sana confiar en mi pareja, pero a veces me resulta muy difícil.

Este año tengo que cambiar bastantes cosas de mí, la más importante es dejar de ser controladora y esperar respuestas inmediatas. Otra cosa que debería de cambiar es tomarme las cosas con más calma y enfadarme menos o no tomarme las cosas tan apecho.


La verdad, es que hay tantas cosas que deberíamos de cambiar de uno mismo antes de fijarnos en los defectos de los demás. Yo me voy a poner manos a la obra. Ya os contaré a ver si lo consigo, porque no hay cosa más difícil que cambiarse a uno mismo. Pero quiero y necesito estar en paz conmigo misma y con el mundo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario